jueves, marzo 06, 2014

Saint Patrick's Day - Irish Coffee Cake




Apenas quedan 10 días para San Patricio, el patrón de esta puñetera isla de Irlanda. Digo puñetera pero no en peyorativo, es que son así. Así se los encontró San Patricio cuando vino de misiones y tuvo que saltarse a la torera todas las leyes de la física para convencer a estas gentes y que lo tomaran en serio. Testarudos, guerreros, fiesteros, paganos, cotillas y supersticiosos. Así son los irlandeses. Por sus venas corre sangre vikinga y no se les olvida! Solo pensad en Juego de Tronos y no solo en sus paisajes -que también-, son iguales solo que visten de chandal en vez de pieles!
Pues así celebran San Patricio, bebiendo y festejando a su patrón!

Y yo lo voy a hacer "comiendo", o más bien, explorando un poco la cocina irlandesa para hacer algunos postres tradicionales.

Decir que un plato es "a la irlandesa" señala que va a llevar whiskey si o si por alguna parte. O cerveza. O cordero con patatas.
Son así. Bueno, no todo, claro, pero es para entrar en materia.

El más internacionalmente conocido "plato" irlandés es su café irlandés, el cual lleva una parte de whiskey, una parte de café expresso, dos cucharaditas de azúcar y dos cucharadas de nata (sin batir). Fuerte y para un frío día de San Patricio, el 17 de marzo.

De ahí sale esta tarta, un Irish Coffee Cake.
Aquí está la receta original y esta es mi adaptación.






Ingredientes:

Para el bizcocho:

130 gr. mantequilla
130 gr. azúcar
2 huevos grandes, a temperatura ambiente
130 gr. harina floja
7 gr. levadura quimica
30 gr. cacao puro (esto es opcional, la receta original no lleva cacao, pero yo no pude resistirme)
1 pizca de sal
15 gr. café liofilizado (instantaneo)
30 ml de agua hirviendo

Para el jarabe de café:

150 ml. de café diluido en agua hirviendo
80 gr. de azucar
45 ml. whiskey irlandés

Para el relleno:

300 ml de nata para batir
60 gr. azúcar glas
30 ml. whiskey irlandés

50 gr. aprox. de pistachos (o avellanas) troceados para decorar.

Preparación previa: sacar del frigorifico los huevos y la mantequilla, deben estar a temperatura ambiente. En cambio, la nata que usaremos para el relleno debe estar todo lo fria posible, para que luego monte bien. Con una hora, hora y media de antelación esta bien para ambas cosas.

Precalentar el horno a 180º y engrasar un molde de 20 cm. (dará para unas 10-12 raciones)

Blanquear la mantequilla pomada con el azucar hasta que esté "light and fluffy" (me encanta esa expresión). Añadir los huevos, uno a uno, batiendo bien para dejar entrar cuanto más aire mejor a nuestra mezcla. Eso la aligerará y será más suave.
Mientras, tamizar la harina con la sal, la levadura y el cacao.
Disolver el café instantaneo en el agua caliente y añadir a la mezcla junto a 1/3 de nuestra harina, para evitar que se corte. Incorporar bien y añadir el resto de la harina. Batir lo justo para integrarlo todo pero no muy rapido, no queremos sacarle demasiado aire a nuestra masa.
Verter en el molde y llevar al horno durante unos 35-45 minutos (yo llegué hasta los 50' porque mi horno es un tortugazo). Cuando esté hecho (vereis que bizcocho más suave!), sacais unos instantes dentro del molde y luego lo traspasais a una rejilla.

Cuando esté enfriandose (no del todo frio) prepararemos el jarabe, para embeber el bizcocho. Preparamos el café, vertermos el azucar y el whiskey y lo diluimos todo bien.

Cortamos el bizcocho en dos capas y las separais con cuidado de no romperlas. Con un pincel, embebeis bien cada uno de los bizcochos y dejais que se enfrien por completo. Si teneis tiempo, de 2 a 3 horas. Si no, llevadlos a la nevera y en media hora estará listo.

Para nuestra chantilly de whiskey debemos esperar hasta que todo esté listo y bien frio. Y casi previo a servirlo. Ya sabemos lo "especialica" que es la nata a la hora de montarse. Yo hasta suelo enfriar el bol metálico donde la voy a montar, con eso lo digo todo!

Empezaremos a montar la nata y cuando esté a medias, le añadiremos, a cucharadas, el azucar glas y por último, el whiskey, igualmente a cucharadas, sin dejar de batir. Montar nata parece facil pero mezclarla con liquidos es complicado y más llegar a cogerle el punto perfecto. Si no llegamos, se nos licuará. Si nos pasamos, haremos mantequilla "a la irlandesa" (que tampoco está mal pero no es lo que queremos ahora mismo).



Una vez montada, rellenamos con una generosa cantidad nuestra primera capa de bizcocho "borracho" y cubrimos con la segunda. Vertemos el resto sobre esta ultima capa y acabamos con los pistachos decorados. Dado que la chantilly es una crema muy suave y de poca consistencia, el bizcocho superior debería ser más fino para que pesara menos, porque si no, se nos saldrá por los bordes, pero es una tarta "casera", así que tampoco es grave, ¿verdad? Le da ese punto tradicional, rollo "vintage" ¿no?





Sugerencia: Es una tarta increíblemente ligera, fácil de comer, fácil de enamorarte de ella, y fácil de emborracharte con ella! Pero también dificil de transportar! Un poquito de mantequilla en la chantilly y ganaremos una consistencia ideal! Solo es una sugerencia!

Nota: lo siento por las fotos, mi cámara está oficialmente muerta y el móvil no da para más >_<

Alegría! Aquí no hay carnavales pero San Patricio tiene varios días de fiesta, desfiles, mucho verde y si, mucho alcohol también! Jajaja





2 comentarios:

Gemma Ramos dijo...

Uff, estoy babeando! Tengo que hacerla si o si! Yo he probedo estabilizante para la nata y me ha dado buenos resultados. Había probado trucos que había leido y nada: azúcar glas, nubes, maicena... Nata al whisky! qué buena!

Duckland dijo...

Gracias Gemma! Intentalo, de verdad, que está deliciosa! (aquí al lado tengo el último cacho, jejeje)

Tiene su truco la nata y es difícil pillarle el punto perfecto! Anda que no la he cortado yo veces por pasarme medio segundo de batido!
Por eso añadirle cosas siempre es complicado.
Si le añades azucar granulado, mejor desde el principio. Si el azucar es glase, mejor desde la mitad hasta el final, muy poco a poco. Y el licor igual, poquito a poquito, justo antes de terminar, que no pierda consistencia!

Un besazo y gracias por pasarte por aquí y comentar! Muacas! ♥